LAS 5R´S | GUIA PARA REDUCIR EL IMPACTO AMBIENTAL

En el artículo pasado te hable del movimiento Zerowaste/ Cero Residuos y para lograr un desperdicio cero, debemos esforzarnos por seguir estos pasos: 

 

Las 5 R’S 

 

Las cinco “Erres” por sus siglas en inglés: 

Refuse, Reduce, Reuse, Recycle, Rot.

 

En español: Rechazar, reducir, reutilizar, reciclar, reincorporar.

 

Veámoslo como los pasos a seguir, los puntos que tenemos para empezar a tener una vida más saludable en todos los sentidos. Ya que estos 5 puntos nos ayudan a cuestionar infinidad de cosas, no solo lo que adquirimos, también lo que pensamos. 

  1. Rechazar… o negarnos a ser parte del problema. 

Confía en rechazar productos empaquetados y plásticos de un solo uso. No compres, tomes o recibas algo que te vaya a complicar más tu existencia. Seamos honestos, evita productos que te lleven hacer algo más de lo que estás dispuesto hacer, ya que puede acabar en el basurero y esto es lo que queremos evitar. 

Si alguien te da una Tarjeta de presentación, puedes tomar una fotografía pero al momento que la recibes, se vuelve tu responsabilidad. En este caso mucho de los materiales con los cuales están elaboradas las tarjetas de presentación es papel, puedes hacer tu papel reciclado en casa (si quieres que te enseñe hacerlo déjame un comentario) Incluyendo todas aquellas notas, tickets, cartas, sobres, etiquetas de ropa, cartón de papel higiénico, revistas, etc. Lo Ves? Rechazar es importante para ti, y para todos. En otro ejemplo de la vida diaria, los carritos de fruta que están casi en cada esquina, pueden convertirse en un buen ejercicio para ti, al empezar a rechazar los empaques de un solo uso. Como cucharas de plástico, recipiente, bolsa de plástico, popotes, servilleta de papel. Todo esto al llevar tu propio recipiente. 

Y en muchos casos no solo se trata de rechazar por no generar basura, sino que también, los materiales con los que están elaborados tenemos poca idea de cuales son, por lo cual te compartiré que muchos de los tickets que te entregan al momento de pagar con tu tarjeta tienen una composición tóxica para el cuerpo humano, ya que tienen un cierto tipo de ácido que al contacto con la piel la absorbe, aunque es muy pequeña su concentración, el problema no es ese, sino lo habitual, las veces y los años que tenemos tocando este tipo de papeles, como dice el dicho: Todo con moderación, los exceso pueden sacarte de un balance. Y bueno, sumado a la basura que generas, creo que son dos buenas razones para invitarte a seguir rechazando. 

 

  1. Reduce… lo que no necesitas.

Simplifica tu vida, dona artículos sin usar. Luego, reduce tu huella de carbono.

Se le llama huella de carbono a nuestro impacto sobre el planeta tierra, expresado como la cantidad de gases de efecto invernadero que producimos. Fuente: Gilabertmiro.com 

El impacto ambiental que tiene cada acción de tu vida en la contaminación global, porque hasta respirar produce carbono, se llama huella de carbono, en otras áreas puedes reducirlo cómo usar bicicleta y caminar en vez de usar el coche, usar menos el celular, comprar local en vez de hacer un pedido nacional o internacional etc. 

Para reducir lo que no necesitas, primero te aconsejo que te organices. Échate un clavado dentro de tu casa, que es lo que tienes, desde recipientes, hasta ropa. Te darás cuenta que tienes lo suficiente. Suficientes pares de zapatos, de vasos, etc. Inicia con echarle un vistazo a tu baño, al closet y a la alacena, veras que en tus próximas compras sabiendo con que cuentas reducirás tus compras. En google puedes encontrar cuentas, grupos, asociaciones, puntos de donación para productos específicos que quieras donar. 

A veces no entendemos o no queremos entender que reducir, es cuestionar lo que creemos necesitar. Todos podemos adquirir un producto para el cabello con 7 variedades diferentes de como aplicarlo. Para la playa, para la caspa, para la cana, para cuando haga aire, para cuando no hay tanto aire, etc. Esto también ocurre en nuestro refri, reducir nuestro consumo reduce nuestros desechos o lo que pensamos que son desechos. Si sabes que 1kg de jitomate es bastante para ti, y que probablemente estará esperando ser utilizado dentro de tu refrigerador, lo cual no pasará y acabará en una gran bolsa de plástico junto con todo aquello que le esta saliendo ojos para convertirse en basura, pues a esto me refiero con reducir lo que no Ne-ce-si-tas. Para evitar un desperdicio hay que reducirlo. Te darás cuenta que en tu casa ya tienes lo suficiente para empezar a dejar de producir basura y te darás cuenta que es lo que puedes ir sustituyendo que sea más amigable con tu cuerpo y con el medio ambiente. 

 

  1. Reutiliza… bolsas, frascos, botellas, ropa; dar a todo una nueva vida. 

Ésta parte puede ser muy creativa y te permitirá descubrir talentos escondidos como lo hemos hecho algunos!  El resignificar un producto, es una segunda manera de poder utilizarlo, hay muchos artículos que están pensados para existir de una solo forma, pero al pasar su estado de vida, terminar el producto que contenían (muchas veces podemos reutilizar empaques) o simplemente quedar obsoletos como lo qué pasó con los cassettes, vhs, beta, cds, blue ray, vinilos etc. Este punto es importantísimo ya que lo que no puedas rechazar, reducir o reutilizar nos hará pasar al siguiente punto, el cual es el reciclado y que no es lo mismo a reutilizar. En este punto, hablemos de textil o de un trapeador de casa, todo puede tener un second chance, como lo que hace KAYA. En Pinterest existen muchas ideas prácticas, básicas y que pueden apoyarte en darte una idea de como reutilizar aquello que murio de cierta manera como la conocías pero que depende de ti en traerla nuevamente a la vida, ya que de igual forma si no está en tu casa, estará en un basurero, pero mágicamente no se irá de este planeta. Aunque no lo veas estará en algún lugar y que mejor que ayudándote a reutilizar, reducir y rechazar otras alternativas innecesarias. 

 

  1. Reciclar… lo que no puede ser rechazado, reducido o reutilizado.

Bien, llegamos al punto crítico que te comentaba unas cuantas palabras más arriba. Lo que no rechazas, lo que no reduces, y lo que no puedes reutilizar, es lo que puedes reciclar. Estés un punto crítico, ya que lo que pretendo es que tengas la información que puede apoyarte en este camino, sin embargo al no utilizar estos puntos, el reciclaje se vuelve una justificación para seguir aceptando, aumentando y comprando mas productos que al final le llevaras  como residuos a alguien más para que haga algo con esto o en otras palabras lo “Recicle”. La pregunta más sana para todos, no sería contestarte: a dónde llevo a reciclar…? Pregúntate: Por qué estoy reciclando?.

El reciclado solo retrasa el tiempo en el que llega al vertedero nuestros residuos. Sobre todo cuando la mayoría de nosotros no tenemos una recicladora en el patio trasero. Por lo cual el consumo que tengas de tetrapacks, vidrio, textil, metal, madera, etc. Impacta directamente entre un residuo o un posible reciclaje. Si estás reciclando es porque estas consumiendo algo en grandes cantidades que requieres darle una salida de tu casa, te propongo buscar un sustituto a ese producto, para evitarte la fatiga de buscar en google, cargar en tu cajuela, limpiar y dejar en un centro de acopio lo que seguirás trayendo hasta que… dejes de hacerlo. 

Busca proveedores con empaques retornables, reutilizables o con venta a granel, los cuales son una buena manera de empezar a reducir tu reciclaje. 

El reciclaje es una distracción para nuestro creciente problema de desechos. Sin embargo, aquí es donde surgen los problemas; no existen regulaciones de reciclado para que sigan tanto los fabricantes como los consumidores, el etiquetado a menudo es confuso y la realidad es que la mayoría de los artículos se recicla solo algunas partes o materiales en lugar de reciclarse por completo. Por otra parte el reciclado se está volviendo un monopolio, una industria capitalista, que de manera superficial parece que nos favorece a todos, sin embargo con esta información tú reciclado será más consciente y no solo una manera de ver a quien le funciona tu basura. 

 

  1. Reincorporar… El compostaje es el proceso natural de reciclaje de la naturaleza.

El separar la materia orgánica de tu casa, y ponerlos en una bolsa mientras esperas que pase el carretón, no es la mejor manera de manejar tus residuos, ya que este proceso independientemente de que el sistema de basura haga algo con ellos, nosotros podemos hacer algo, y se llama abono. 

Aparte de reducir una bolsa más de “basura” cada día de recolección por tu colonia (pongo la palabra “basura” entre comillas para que quede claro, que la materia orgánica no es algo que no se pueda reutilizar) te permites tener la posibilidad de aprovechar los beneficios que tiene el hacer tu propia composta en casa, ya que estarás generando la reintegración de la materia orgánica a la tierra, y con esto obtener un abono lleno de propiedades y minerales directo para tus plantas, las plantas de tu vecino, el camellón de tu calle, el parque público, etc. 

Hay muchas maneras de tener tu composta casera, pero no todas son las indicadas, depende del clima, el espacio, entre otros factores, como en el caso de Tulum, donde estuve viviendo y aprendiendo sobre la región,  resulta que unos extranjeros que se dedicaban a dar taller de huertos, trajeron lombrices canadienses para hacer lombricomposta y al no tener depredador natural, crearon un desequilibrio, las lombrices se multiplicaron, si de por si el suelo es poroso escondiendo tanto cenote, imaginate lo suelto de la tierra, que se provoca con los conductos que hacen al pasar las lombrice, en una tierra desconocida para ellas, son expedicionistas sin pasaporte. Y bueno, así la cosa. 

Para terminar, esta es la sexta “R” que se me ocurrió anexar en este momento, la cual es: Recordar. 

Recuerda las 5 R’s y recuerda que tus residuos de materia orgánica es pura nutrición para la tierra, sin necesidad de que permanezca en una bolsa de plástico. Así que puedes ir almacenando tus residuos orgánicos en el congelador hasta el siguiente artículo en el cual te compartiré como hacer una composta casera, comprobada, para un espacio pequeño, en ciudad y sin necesidad de lombrices, solamente con un recipiente, tierra y muchas ganas. 

 

All you need is love. 

Monica Proskauer

¿Te gustó el artículo?, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter

déjanos tu comentario